Friday, May 25, 2007

Con Ciencia Social

Diletante en el arte del ir-venir del tenis, humilde en la ciencia de los olvidados, pateando piedritas al costado del sinuoso camino de ascenso del ranking, huerfano mendigo de las catedrales del tenis, un pequeño hombre, con su raqueta quiere cambiar el mundo a su manera.

Vilipendiado por la derecha, marginado por la izquierda, de cada saque, hace su causa. Un Flavio Pedemonti del tenis, Vasallo Arguello:

"Mi objetivo es pasar primera rueda", cuenta. Además del tenis, Vassallo Argüello desborda en iniciativas, placeres e inquietudes. "Ganar plata jugando al tenis no me aleja de mi sueño de un país con justicia social", explica y remata: "Sigo yendo a las marchas, sigo sintiendo dolor por los desocupados, por los maestros, por... la lista es larga".

"Pelé debutó con un pibe, ¡gil!"

5 comments:

Barna said...

En el World State de Huxley, los tenistas serian modificados geneticamente para no tener cuerdas vocales...

Eh, esa es mi agua!

Cristina Patricia Megahertz said...

"Cómo me calientan los brazos de Nadal..."

Mr. Sometimes said...

Ey! Facho! Porque este tenista es de izquierda lo querés censurar!

Barna said...

No por ser de izquierda, por ser nabo...

Mr. Goodman said...

Se te ven los pelos de gorilla!

Es el único tenista que piensa otras cosas además de jugar al tenis!